domingo, 21 de agosto de 2011

Super 8: cine familiar del que ya no se hace



Se ha hablado mucho de Super 8: un proyecto que ha unido a un titán del cine (Spielberg) y a un titán de la televisión (Abrams). Una película que pretende ser un regreso al cine familiar de los años 80 que tan bien supo producir Spielberg a través de Amblin. Un film que sea ideal para ver con la familia en una noche de verano después de haber tomado un bocata de nocilla. Hay muchas esperanzas puestas en esta película que, afortunadamente, se cumplen. Super 8 es la película que hay que ver este verano.


Cuando uno va a ver algo dirigido o producido por J.J. Abrams siempre corre el riesgo de verse defraudado. No lo digo porque sus producciones sean malas -muy al contrario, son excelentes en su mayoría, ojalá hubiese más tipos como él metidos en el 7º arte- sino por el hype generado. Las expectativas son siempre muy altas, por lo que yo ya opto por evitar ver los avances y leer demasiado sobre sus proyectos. Pero no os preocupéis, que Super 8 no os va a defraudar puesto que cumple con lo que promete, ni más ni menos.

La historia es sencilla: un grupo de chavales que rondan los 13 o 14 años y que ruedan una película casera presencian el descarrilamiento de un tren que llevaba una mercancía poco habitual, un monstruo. La criatura se escapará provocando una serie de acontecimientos que harán que la vida de los protagonistas cambie para siempre. Como veis, un argumento típico de las producciones de la Amblin que funciona perfectamente. Abrams acierta plenamente al centrarse en su guión en el grupo de jóvenes protagonistas y no dejarse tentar nunca por las posibilidades espectaculares del relato, sobrecargando la trama con escenas de acción. Aquí lo importante son los personajes, sus relaciones y cómo afecta una situación tan extraordinaria a sus vidas.


Abrams capta perfectamente el ambiente ese de finales de los 70 y principios de los 80 en el que transcurre la película, impregnándolo todo con un halo fantástico y maravilloso, con una dirección clásica propia del Spielberg más inspirado. Esta película es grande precisamente por eso, por su capacidad de sorprender. Vivimos la trama a través del personaje de Joe, sufrimos y nos alegramos con el. Volvemos a ser un joven chaval de 14 años que todavía ve el mundo como algo mágico. 

El grupo de chavales no podía estar mejor escogido. Son naturales, te ríes con ellos y en ningún momento resultan cargantes. Pero hay que destacar especialmente a los dos protagonistas: Joe (Joel Courtney) y Alice (Elle Fanning). El primero es el que soporta el mayor peso de la película interpretando a un chaval que ha sufrido la pérdida de su madre y que vuelve a tener esperanzas tras conocer a Alice pese a los problemas que hay entre sus respectivos progenitores. La segunda porque directamente se come la pantalla, no hay más que ver la escena en la parada de tren. Esta chica va a llegar muy alto.

Super 8 cumple lo que promete y fácilmente se podría meter en el grupo de clásicos -si, clásicos- junto a E.T. o El secreto de la pirámide. A propósito, se ha hablado mucho de las similitudes entre ésta película y la del extraterrestre que levitaba bicicletas. Personalmente creo que las semejanzas radican sobretodo en el tono, en el protagonismo infantil y en que hay un bicho de fuera de este planeta porque quien vaya a ver esta película esperando un alienígena adorable se va a llevar un gran chasco. Digamos que aquí la criatura es menos abrazable.

Pero, y que esto no eche a nadie atrás, todo lo bien que va la película de ritmo -con una buena dosificación de la información y un crescendo emocional bien llevado- queda lastrado por un final muy precipitado. De estos de apaga y vámonos. Lástima, porque si no fuese por ese detalle, que se habría solucionado con unos cinco minutillos más que explicasen y diesen más entidad a algunos aspectos de la trama, la película habría quedado redonda.

Super 8 es, sin duda, la película a ver este verano. No se puede hablar de sorpresa, puesto que ya se esperaba mucho de ella, pero sí que colmará vuestras espectativas con una historia y unos personajes entrañables que dejarán huella.

PD: No tengan prisa y quédense en los créditos finales. No se arrepentirán

4 comentarios:

BeaClane dijo...

Wow! Qué gran crítica compañero, te felicito por ella. El viernes próximo iré a verla y voy avisada por todas las críticas que he leído que no es una película a comparar con "E.T." y los clásicos ochenteros pero que sin duda disfrutaré con ella. Lo del final también lo había oído pero bueno... Después de todo imagino que se puede perdonar. No te digo más hasta que la vea, de nuevo felicidades, grandísimo trabajo el tuyo ;D.

¡Un abrazo!

La mente insana dijo...

Vaya, me vas a subir los colores!!! Muchas gracias, tu también haces un grandísimo trabajo y animo a todo aquel que lea esto a que visite http://worldcinema7.blogspot.com/

BeaClane dijo...

De nuevo por aquí compañero, era para decirte que ya he visto "Super 8" y he hecho crítica de ella en mi Blog, por si querías pasarte a echar un vistazo ;).

http://worldcinema7.blogspot.com/2011/08/super-8-evocadora-historia-contada-con.html

Y gracias por esa publicidad tan buena, es un placer viniendo de un cinéfilo tan increíble como tú. ¡Un abrazo!

Moonwalker dijo...

Muy buena crítica. La verdad es que la película es totalmente recomendada para los nostálgicos, y si eres uno, no te defrauda.

Por cierto, en nuestro blog estamos en plena promoción de un sorteo de material promocional de Super 8. Si os interesa participar aquí tenéis el link:

http://radiopopactionspain.blogspot.com/p/concurso-super-8.html

Enhorabuena por el blog, espero veros por el mio alguna vez ;)