lunes, 24 de octubre de 2011

Four Lions: cuando la risa duele

Hace una semana o así descubrí una película que ha pasado muy desapercibida por nuestras pantallas. No es de extrañar puesto que con el clima de terror que estamos viviendo ahora -puede que Gadafi haya muerto, pero Libia ahora se enfrenta ahora a una dura lucha entre los partidarios de un estado islámico y los partidarios de uno laico que Dios sabe que consecuencias traerá- con un grupo terrorista como ETA que dice que deja la lucha armada pero no las armas. Bien, pues con este contexto uno no puede más que sentirse extrañamente incómodo viendo a los cuatro terroristas de Al-Qaeda que protagonizan esta Four Lions. Incómodo porque a uno llegan a caerle bien este grupo de fanáticos, incómodo porque uno está acostumbrado a verlos siempre como villanos impersonales a los que es más fácil odiar que a la panda de carismáticos patosos que nos presenta esta película. 

Four Lions es una película divertidísima, una de esas que hay que ver si o si. Pero también es de esas en las que cuando todo acaba te deja pensando en si ha estado bien que te divirtieses tanto con lo que has visto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que risa cuando kuach confunde a las gallinas con conejos.Es una peli a la que hay que darle tiempo y verla sin los prejuicios que todos tenemos.

La mente insana dijo...

Yo me sigo quedando con la discusión de los francotiradores sobre si Chewbaca es un oso o no. Muchas gracias por comentar!

BeaClane dijo...

He leído todo tipo de opiniones sobre esta película, aunque no me extraña. Me ha encantado tu crítica, y sólo por lo de Chewbaca creo que ya valdrá la pena verla, me la apunté en cuanto leí algo de ella por primera vez y desde entonces estoy casi obsesionada con su visionado. Pronto la veré.

¡Un abrazo!